TITIRITERO



Acabada la función se sentó desmadejado en la acera. A su lado, enganchados a los hilos de la cruceta, los pequeños títeres sin vida; delante de sí, una vieja gorra desgastada que recogía algunas monedas, fruto de la compasión de la gente.

Mientras liaba un escaso pitillo oyó una voz autoritaria que decía:
—¿Cuánto por el del gorro verde?
Alzó los ojos y se encontró frente a un semblante adusto, surcado de arrugas.
—No está en venta, señora.
—No se ande con remilgos. No me diga que piensa comer con las cuatro perras que tiene dentro de esa renegrida gorra. Le pagaré bien. Ese muñeco le va a encantar a mi nieto, no es nada corriente. Le gustará hacerlo danzar.
—No está en venta, señora.
—¡Será pazguato! Pues cuando el hambre le roa las tripas ¡cómaselo!, a ver si lo encuentra tierno…

Cuando la señora, airada, hubo dado la media vuelta, el hombre, parsimoniosamente, se dispuso a recoger sus cosas. Pisó la colilla y luego, con todo cuidado, enrolló los hilos de los muñecos y los depositó en el interior de una raída bolsa de lona, plegó el biombo que le servía de teatrillo y con él bajo el brazo se dirigió a las afueras de la ciudad, donde había hallado una casa desocupada en cuyo amplio portal solía pasar las noches.

Estaba cansado. Se arrebujó en su chaqueta y se dispuso a dormir junto a sus escasas pertenencias.
—Buenas noches, musitó como para sí mismo.
—Buenas noches respondieron unas imperceptibles voces, opacadas por el grosor de la tela.
El estómago del titiritero rugía de hambre, pero él se sentía bien. Nunca se desprendería de sus únicos amigos.

2 comentarios:

  1. Anda, mira donde he venido a parar!!! jajaja. Me salia en mi blog relatos breves, y no sabía que el sitio era tuyo, o por lo menos no me acordaba.
    Bueno este relato precioso ya lo había leído en el mono, así que no me voy a repetir, aunque me deja ese poso de tristeza, jajaja.
    Besitos amiga.

    Has leído algo de Antonio Porpetta?, este señor si que es un poeta (sin desmerecer a nadie, bueno...), me encanta y encima es del pueblo de Elda (Alicante), un señor con mucha categoría, te lo digo por si no lo has leído, te va a gustar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo lo he leído y me ha fascinado, es que, si te fijas, ¡tengo el grandísimo honor de tenerlo como seguidor de mi blog! ¿Ves su foto junto a la tuya?
      Un besito.

      Eliminar